Mercedes Salazar: Una actriz que viaja a través del tiempo.

Mercedes Salazar: Una actriz que viaja a través del tiempo.

¿Cómo llega el personaje de “Inés López de Heredia” a tu carrera? 

Yo estaba en la Ciudad de Mexico y me llamó Mónica, mi mánager en Colombia, y me preguntó si estaba dispuesta a viajar a Bogotá para presentar el casting de este personaje. Yo le dije que sí, y así comenzó todo. Con muy poco margen de maniobra, como ocho días, tenía que conseguir un vuelo a Colombia, alquilar un traje de época (no importaba que no fuera exactamente del siglo XVI), preparar mi propuesta de maquillaje y peluquería y lo más importante mi propuesta de personaje con la poca información que me habían enviado. Siempre falta tiempo. Cuando aterricé en Bogotá ya era de noche, aunque ya me había coordinado con una amiga para ir a alquilar el vestuario uno va a contrarreloj. Elegir los vestidos, dormir poco, madrugar para que pudiéramos tener nuestra propuesta de maquillaje y peluquería antes de la prueba. Las distancias en Bogotá siempre son enormes.

¿Qué fue lo que más te ilusionó de estar en este proyecto? 

Cumplir un sueño, el de poder hacer parte de un proyecto de época. Si a eso le añades que estás grabando en un país que no es el tuyo, que las grabaciones te dan la oportunidad de conocer pueblos y ciudades tan bellos como: Villa de Leyva, Honda, Nemocón o Santa Marta (Colombia), y poder compartir estas experiencias, estos viajes, con un equipo de producción, dirección y artístico que se convierten por unos meses en tu familia adoptiva todo ello resultó ser una experiencia inolvidable.

 

¿Cómo fue tu proceso creativo para tu personaje en “La reina de Indias y el conquistador”?

Navegué mucho por Internet buscando cuadros de pintores que me acercaran a la época: Pedro Berruguete, Alonso Sánchez Coello e incluso Diego Velázquez, que es posterior al periodo que estamos reflejando.  Y, también, leyendo mucho en esta ocasión, como hablamos sobre la fundación de Cartagena de Indias, quise leer una parte de la historia de España, en concreto, leí todo lo que pude sobre Isabel La Católica, la que fue una grandiosa reina en Europa, y aunque es anterior a nuestra ficción me ayudó mucho para poder enmarcar las costumbres, las estrategias de poder y conquista de otros reinos, su forma de vida y así entender mejor la sociedad de aquella época.

¿Qué temas aborda “La reina de Indias y el conquistador” que te hayan hecho sentir identificada? 

Me siento conectada a Inés por el gran coraje y valentía que siempre muestra para salir adelante, aún en las situaciones más adversas. Cuando Alberto de Heredia, su esposo, se pierde en la selva, es ella quien tendrá que sacar adelante a su hijo. Ser madre cabeza de familia ya es en sí una odisea, y aún más si estamos hablando del siglo VXI.

Sin embargo, hubo momentos en donde me sentí muy distanciada de Inés, con respecto al recelo que ella muestra hacia la cultura indígena. En eso, no podemos ser más distintas y como actriz, empatizar con algo así me supuso un gran reto.

 ¿Por qué no podemos perdernos “La reina de Indias y el conquistador”?

Es muy emocionante viajar en el tiempo dentro de la ficción, sin embargo, eso supone una responsabilidad muy grande, sobre todo cuando buscamos representar de la manera más fidedigna posible cómo se vivía en esa época y para lograrlo hay que cuidar hasta los más mínimos detalles: desde el vocabulario empleado hasta el lenguaje corporal, la gestualidad e incluso el caminar que se ven modificados al llevar ese maravilloso vestuario de época. El equipo de dirección, fotografía, producción y el de arte se volcaron en los libros de historia para investigar a fondo la época de la que íbamos a hablar. Y esa riqueza es la que el espectador va a disfrutar en cada una de las escenas cuando el plano se abre y se ven esas playas salvajes de Colombia, esa selva exuberante, los objetos que aparecen en los hogares de los personajes, las cartas que se leen, el vestuario, cada personaje que cuenta esta historia, tantos y tantos detalles que van a hacer que los espectadores no puedan dejar de ver “La reina de Indias y el conquistador”.

© Miguel Zaragozá

 ¿Qué planes tienes a futuro en esta nueva normalidad?

Justo cuando comenzamos esta cuarentena íbamos a estrenar en la Ciudad de México bajo la dirección de Victoria Hernández “Los papeles del infierno” de Enrique Buenaventura un maravilloso dramaturgo colombiano con un grupo de actores en su mayoría colombianos.

Y, por otro lado, “El pecado mejor cometido” una comedia de humor negro de Emiliano Ferreira y dirigida por Amanda Farah. Este proyecto pertenece a la compañía Mother Focas de la que hago parte. Y tan sólo estamos esperando a que los teatros vuelvan a abrir para estrenar.

Actualmente está al aire “Paseadora de perros abueles” otra serie que grabé también en Colombia, y que ya están preparando su segunda temporada

 ¿Hay algún tipo de proyecto que te ilusione hacer y todavía no has podido hacerlo? 

¡Hay tantos! Me encantan las novelas policíacas y de investigación. Hasta ahora no me ha llegado un personaje de estas características y sé que lo disfrutaría muchísimo. Y en teatro me gustaría poder representar el personaje de Sonia en “Tío Vanya” de Chéjov y el de Beatriz en “Mucho ruido y pocas nueces” de Shakespeare. Trabajar a las órdenes del director de teatro Miguel del Arco en Madrid. Y sueño con poder trabajar con Isabel Coixet.

Posts Relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *