Juegos de mesa para adultos: Recuerdos de la Infancia

Juegos de mesa para adultos: Recuerdos de la Infancia

Recuerdos de la infancia

La infancia es una época especial; la mezcla de sabores, olores y aventuras que hacen de esos recuerdos unos de los más atesorados, recuerdos de una época libre de preocupaciones y responsabilidades que lleva consigo la vida adulta.

En nuestra mente, la infancia suele ser una época mejor y algo que la enmarca es la emoción que sentíamos por jugar con nuestros amigos, la emoción de correr por el parque, la emoción de imaginar mundos con nuestras figuras de acción y, por supuesto, la emoción de compartir una tarde de juegos de mesa.

Como adultos, la vida nos ofrece nuevas emociones, nuevos sabores y aventuras, pero siempre está en la mente el recuerdo de la infancia y muchos buscamos cualquier oportunidad para revivirlo. Quizás sea difícil pensar en jugar a escondernos en el parque o nos parezca poco prudente tirarnos en la tierra a jugar con muñecos, pero eso no significa que el jugar pierda su magia solo por que pasaron los años, sino que una buena tarde de juegos de mesa con nuestros amigos definitivamente nos hará recordar ese tiempo en el que éramos muy felices, no teníamos grandes preocupaciones y podíamos pasar toda la tarde jugando.

Pero el tiempo no se detiene y así como nosotros hemos crecido, el mundo ha cambiado y los juegos de mesa han mejorado también. Atrás quedaron esos sencillos juegos que, si bien nos dieron muchas horas de diversión, poco lograrían emocionarnos hoy en día.

Hoy, esa alegría la encontramos en juegos que nos retan.

Juegos como CATAN, un verdadero clásico moderno que mezcla la estrategia, la suerte y nuestra habilidad de negociación para lograr tener el asentamiento más próspero en la isla.

O como UBONGO en el que debemos utilizar nuestro ingenio y nuestra velocidad mental para acomodar las piezas de manera correcta y ganar gemas que nos darán la victoria.

Otra opción es KING OF TOKYO, que nos convierte en un monstruo gigante que pelea por dominar la desafortunada capital japonesa. Aquí tiraremos dados y decidiremos cuales usar para hacer daño a nuestros contrincantes o adquirir nuevos poderes o acumular puntos con tal de ganar y ser declarados reyes.

También tenemos ENSALADA DE PUNTOS, un juego muy divertido en el que competiremos por tomar cartas de ingredientes del centro de la mesa, las cuales nos darán opciones distintas para ganar puntos. De nuestro ingenio para combinarlas dependerá salir victoriosos.

En CARCASSONNE, un sencillo, pero muy estratégico juego, colocaremos losetas para ir formando un reino con ciudades, campos y caminos, tratando de completar construcciones y reclamarlas con nuestra gente para obtener puntos.

Finalmente, una excelente opción para recordar esas aventuras de la infancia la encontramos en OUT OF THIS WORLD, un juego cooperativo (es decir o ganamos todos o perdemos todos), en el que la nostalgia de los 90’s nos pone en el papel de unos niños que exploran escenarios llenos de monstruos y criaturas sobrenaturales buscando cumplir objetivos específicos que nos permitirán derrotarlos, todo esto mientras los adultos ni se dan cuenta de lo que estapasando. Algo que complica el reto es que solamente un jugador tiene permitido hablar cada ronda.

 

En fin, las opciones son más de las que puedo nombrar en este espacio, pero cada una de ellas nos hará recuperar un poco de esa magia y asombro de otra época y nos hará vivir por un momento nuevamente la emoción de jugar como cuando éramos niños. ¿Lo mejor de todo? Podemos hacer esto una y otra vez cada que decidimos sacar nuevamente el juego a la mesa.

 

Cortesía: DEVIR

Posts Relacionados